Otra vez RCTV fuera del alcance de los venezolanos

Manifestaciones estudiantiles - RCTV - Venezuela

Foto por: LuisCarlos Díaz. Más fotos en: http://www.flickr.com/photos/periodismodepaz/

Como si fuera un deja vu los medios internacionales han registrado la nueva prohibición de transmisión de la televisora venezolana RCTV Interncional por parte del gobierno de Hugo Chávez.

Ocurrió el pasado 23 de enero, a media noche. Ese día se recuerda en Venezuela la caída de la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez en 1958. Los periodistas que ejercían en aquellos días recuerdan aún las presiones del régimen militar de entonces contra la prensa escrita; incluso la censura previa obligatoria.

Hoy, 52 años después, el “gobierno revolucionario”, que pregona una “democracia participativa y protagónica”, y que dice estar legitimado por la mayor cantidad de procesos electorales ocurridos en once años, no tiene censores –formalmente hablando– como la dictadura perezjimenista, pero utiliza el recurso de una “norma técnica” del organismo regulador Conatel para impedir que una de las dos televisoras privadas de mayor postura opositora. La otra, Globovisión, se mantiene al aire pero amenazada por varias expedientes administrativos abiertos por Conatel, organismo regulador de telecomunicaciones, cuyo presidente es al mismo tiempo Ministro de Obras Públicas (ministerio al cual está adscrito Conatel) y uno de los vicepresidentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Es la segunda vez que RCTV deja de transmitir en Venezuela. En marzo de 2007 el gobierno dejó fuera del aire en señal abierta a la planta de televisión argumentando el cese de la concesión, previa interpretación forzada de la Ley de Telecomunicaciones. Entonces RCTV e hizo RCTV Internacional para mudar su señal a la televisión por suscripción.

Continuó su línea informativa crítica contra el gobierno. Millones de hogares venezolanos de barriadas pobres, adquirieron antenas de televisión satelital para seguir viendo su canal preferido. Hasta en programas humorísticos como “Radio Rochela” se incluían parodias de personajes y situaciones gubernamentales.

En 2007 los medios internacionales también recogieron ampliamente la noticia del cierre de RCTV. Muy difícil resulta, inclusive para un lector en España o en otro país, creer que aquel cierre o éste se debe al cumplimiento de un tecnicismo legal, y no como un intento de acallar un medio opositor.

El ministro Diosdado Cabello ha dicho que el gobierno no ha cerrado a RCTVI. En rigor es cierto. Lo que ha hecho es establecer una “norma técnica” que clasifica los canales de televisión por suscripción (satélite o cable) como  “productores internacionales” y “productores nacionales” y que prohíbe a las operadoras transmitir las señales de los “productores” que indique el gobierno en una lista. Los primeros están exentos de una serie de obligaciones, entre ellas la de transmitir los mensajes gubernamentales que Hugo Chávez hace “en cadena” (toda la radio y TV al únísono), así como porcentajes de producción de determinado tipo u origen, o la conformación de bloques de programas por horarios.

Cabe la pregunta. ¿Un organismo regulador de telecomunicaciones no sabe distinguir entre programadores, productores y operadores? Debería saber que los programadores arman una grilla de programación con espacios generalmente comprados a productores; éstos, en algunos casos también son programadores (como el caso de RCTVI), mientras que los operadores son ofrecen una oferta televisiva a suscriptores, transmitiendo las señales de varias programadoras. Si no, ¿cómo es regulador si no distingue conceptos básicos?

RCTVI fue clasificada por Conatel como “productor nacional”, en lugar de “internacional”, que era como había sido catalogado en una decisión previa por el Tribunal Supremo de Justicia en sentencia del 18 de julio de 2007. Por ejemplo, ¿cómo clasificar el canal Animax de “productor internacional” cuando en realidad los programas que se ven en su pantalla no son producidos (realizados) por Animax sino por empresas especializadas en el animé japonés? Es claro que bajo ningún concepto Animax, o cualquier canal internacional es “productor”, sino programador.  Cualquier canal es eso –un canal– a través del cuál el televidente recibe programas hechos por realizadores, independientemente si están relacionados con el canal de manera directa (producción propia) o por medio de co-producciones con terceros.

El gobierno obligó a las operadoras de cable (empresas que llevan la señal de televisión por suscripción a los hogares) a sacar de la grilla de programación a los canales que se nieguen a acatar la distinción entre “nacional” e “internacional”. RCTVI y otros cinco canales fueron declarados “nacionales”: TV Chile, American Network y Ritmoson (ambas de la mexicana Televisa), América TV (Peruana), y Momentum (mexicano).

Así, el gobierno no cerró, a RCTV, sino que obligó, so pena de sanción, a las operadoras a sacarlas del aire en Venezuela. El efecto es el mismo: los venezolanos no pueden ver su programación.

La prohibición de transmisión de RCTVI ha desatado innumerables protestas en toda Venezuela. Voces de condena se escuchan en muchos países, pues pocos creen el argumento del tecnicismo normativo. Para casi todo el mundo está claro que es una decisión política contra un medio opositor. Y eso, en cualquier parte del mundo –excepto en los países de la esfera del gobierno chavista: Cuba e Irán, entre otros) es una falta contra el derecho humano de la libertad de expresión.

SIP: “Es una estrategia para aniquilar medios privados e independientes”

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) reiteró que el cierre de seis televisoras de cable venezolanas es una muestra adicional de cómo la libertad de prensa y de expresión continúan deteriorándose en ese país como consecuencia directa del gobierno nacional. Ver más AQUI.

Anuncios

Un pensamiento en “Otra vez RCTV fuera del alcance de los venezolanos

  1. Excelente artículo para quienes no conocemos mucho el procedimiento técnico comunicacional.
    Como siempre brillante en tus letras y tu información. El gobierno cree que “el pueblo” es tonto, pero no lo es tanto… Podríamos como país, hacer nosotros tambien la “distincion” entre “eficiencia” e “ineficiencia” para elegir a los gobernantes y alegar que no los estamos sacando, sino que simplemente es una “norma moral” para “clasificar” a los gobernantes.

    Saludos :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s