Lecciones de Mario Sepúlveda

Fue el segundo minero chileno de los 33 en salir de la mina San José de Copiapó el 13 de octubre pasado. Su expresividad y elocuencia se escuchaban aún estando la Cápsula Fénix en los últimos metros del conducto, lo que impresionó a todos los presentes en la explanada ya millares de televidentes en todo el mundo.

De esos minutos, un instante, si se compara con los  setenta días que estuvieron en las galerías de la mina, me pareció importante tomar nota de cuatro lecciones:

Primero, la más evidente, su manera alegre de vivir cada minuto

Segundo, su agradecimiento ante por los esfuerzos hechos por las autoridades y los técnicos para su búsqueda y rescate. Manifestado en el hecho de haber traído de las entrañas de la mina trozos de roca, que repartió a manera de obsequio entre los responsables de la operación.

Tercero, el respeto, manifestado cuando se dirigió a saludar la ministro de Minería Laurence Golborne diciéndole “jefazo”; y segundos más tarde, cuando Sepúlveda se dio cuenta que una de las personas a quien había abrazado era a Sebastián Piñera, ensayó un segundo abrazo en función del cargo de Presidente de la República.

Cuarto, la importancia de los afectos, al preguntar  por “los niños y la perra” al momento de subir a la camilla que lo llevaría a la revisión médica.

Intentaré recordar estas cuatro lecciones de Mario Sepúlveda en cualquier circunstancia de la vida.

Anuncios

Un pensamiento en “Lecciones de Mario Sepúlveda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s