En San Cristóbal se refugian huyendo de minas antipersonales

Más allá de sexo, drogas y rock and roll, es difícil creer que algo más quede del movimiento hippie de los 70s; pero en muchos países del continente, lejos de las urbes, subsisten las llamadas “comunidades alternativas” que intentan vivir de la naturaleza bajo los principios del amor, la libertad y la paz.Hippies de Santa Marta llegan a Venezuela huyendo de minas antipersonales

En Colombia la supervivencia de estas comunidades se ha vuelto cada vez más difícil. Hace poco, una familia llegó al estado Táchira, fronterizo de Venezuela, luego que su sueño de una sociedad ideal en las montañas de Colombia se desvaneció, tras ver morir a varios de sus amigos más cercanos a causa de minas antipersonales.

Sigue leyendo

Anuncios