De Chávez a Maduro, o la expresión del Totalitarismo del Siglo XXI

Este de Venezuela es el Totalitarismo del Siglo XXI, una forma de gobierno que controla todas las instancias del poder para asegurar que su ejercicio se recubra con un barniz electoral.

Para el Totalitarismo del Siglo XXI el concepto de democracia no contempla la separación e independencia de actuación de poderes, sino solamente el recurso aclamatorio para el mantenimiento del poder y sus beneficios.
El Totalitarismo del Siglo XXI no tiene ideología definida. En el caso de Venezuela lo más acertado es llamarlo simplemente “chavismo”. De lecturas diversas Hugo Chávez fue tomando ideas y acciones que se ajustaran a su interés.
Por eso el brazalete, las camisas (no pardas, sino rojas) y los grupos de choque fascistas, aquí llamados “colectivos”; las decisiones económicas siguen patrones del comunismo chino, pasando por el control de cambio cubano, o las tradicionales formas del populismo latinoamericano, desde Perón hasta el indigenismo como manifestación del nacionalismo. Se suman las tesis de igualdad y de redistribución rentista que se leen en cualquier cartilla básica de socialismo del siglo XIX.
El Totalitarismo del Siglo XXI mantiene también la facha de la Libertad de Expresión, pero forma un Sistema de Medios Públicos guiado por los medios cubanos, que transmite dibujos  animados iraníes, el cual abiertamente se define como formador de “consciencia”. Es decir, es un aparato de propaganda.
Lo lamentable es que pocas personas han entendido este modelo como para comprender lo que pasa, no solo en Venezuela, sino en Latinoamérica. El ALBA es el mecanismo para la difusión de este modelo en la región.
Quienes creían que el chavismo terminaría con la muerte de Hugo Chávez, siguieron la tesis de que “muerto el perro se acaba la rabia”. Están equivocados. El perro Chávez dejó la rabia sembrada, no solo en todas las instituciones del poder en Venezuela, sino en una extensa base de ciudadanos que asumen como cierta la tesis de que los adversarios al chavismo son enemigos, o que la democracia no implica alternabilidad, sino el ejercicio eterno del poder por los mismos personajes.

Maduro no será capaz de fundar el Madurismo, pero su incapacidad intelectual es justamente la mejor credencial para el ejercicio del poder como parapeto de una supraestructura que va más allá de Venezuela que busca que el chavismo sea la expresión del Totalitarismo del Siglo XXI.

En Miraflores Chávez gasta más en comida que en donaciones a personas

Hugo Chavez - Foto: www.minci.gob.ve

En Gaceta Oficial Número 39810 del 29 de noviembre de 2011 se publica un decreto por el que se acuerda un crédito adicional por Bs. 74.443.684 para el Despacho de la Presidencia de la República.

Al revisar el detalle de las partidas presupuestarias se observa que mantener a Hugo Chávez en Miraflores es extremadamente costoso. Del monto de Bs. 74.443.684 de ese crédito adicional se destinarán Bs. 60.580.059 a servicios logísticos y de mantenimiento; quedan Bs. 6.575.272 para gastos  de gestión administrativa y solamente Bs. 7.259.352 para atender necesidades de personas que acuden a Miraflores en busca de ayuda. Sigue leyendo

La Navidad de Chávez no tiene Niño Jesús

En la misma línea de análisis del post anterior, en el que subrayo la ideologización de la comunicación por parte del régimen de Hugo Chávez, este post lo dedico a comentar la tarjeta de Navidad que el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información ha puesto en su sitio de Internet en nombre del Presidente.

En esta pieza se insiste en el uso de símbolos patrios. Lo notable no es lo que observa, sino lo que se omite.

Sigue leyendo

Hipermercados Éxito: compra forzosa en lugar de venta concertada

El anuncio de Hugo Chávez acerca de la expropiación de Hipermercados Éxito fue justificado como una medida ante reiteradas violaciones a las leyes venezolanas con el sobreprecio de productos, según dijo.

Hipermercados Éxito es propiedad de Cativen (Cadena de Tiendas Venezolanas), una firma conformada por capitales franco-colombianos, que también es la dueña de Automercados Cada. Una vez más recurrió  al expediente de la descalificación a las “empresas transnacionales”, pero Cativen es una empresa venezolana, cuyo capital y acciones están denomiadas en bolívares, no en pesos ni en francos.

La verdadera razón se deja ver en lo dicho por Chávez, según reseña la nota de Venezolana de Televisión: “El jefe de Estado indicó que esta cadena puede servir para crear una red inicial de la Corporación de Mercado Socialista (Comerso)”

El atajo de la expropiación ha sido el principal recurso del gobierno de Chávez para “construir” el “socialismo bolivariano”. Necesitó una red bancaria eficiente, para sobreponerla a la propia (Banfoandes, Banco Industrial de Venezuela, Banco del Tesoro, etc) y “nacionalizó” (que a los efectos es lo mismo que adquisición forzosa) el Banco de Venezuela Grupo Santander.

Hizo lo mismo con las empresas detallistas de gas doméstico, Vengas y Tropigas.  Con las cementeras Cemex, Lafarge y Holcim; con la Electricidad de Caracas, por citar algunas.

En año electoral, el gobierno necesita mostrar hechos positivos. Ya bastantes son los negativos en su haber. La Corporación Mercado Socialista al parecer será su ariete para “beneficiar al pueblo”. Construir tal corporación desde cero tomaría más tiempo del que necesita antes de las elecciones parlamentarias de septiembre, de allí que recurra a la expropiación. “Hay que bajar todos los precios de la cadena y cambiarle el nombre”, habría dicho Chávez. Está claro. Necesita mostrar efectos inmediatos.

Pero si bien la urgencia existe ahora, el interés del gobierno por controlar aún más el comercio detallista no es algo nuevo. Desde hace al menos dos años en el sector de supermercados corría el rumor sobre las ofertas que el gobierno habría hecho a algunas cadenas para que accedieran a la venta.

Al parecer el gobierno estaba interesado en la red de establecimientos populares Q´Precios, también propiedad de Cativen, y algunas propuestas llegaron hasta Central Madeirense. Todas se negaron. En consecuencia el gobierno utilizó la misma lógica: “¿no me quieres vender?, entonces te expropio”.

¿Qué vendrá después? Necesitó una aseguradora y tomó Seguros La Previsora, Tal vez vengan por esta vía clínicas privadas, ante la negativa de los principales centros de salud de Caracas de ser vendidas al gobierno. En el corto plazo, las expropiaciones se verán en sectores que le sirvan al gobierno para mostrar una máscara de logros y de eficiencia de cara a las elecciones parlamentarias.